domingo, 7 de diciembre de 2008

El Ateneo ilustra el sentido de nuestras vidas, José Napoleón Oropeza,

José Napoleón Oropeza, presidente del Ateneo, Margarita Jiménez Márquez, María Luisa Maldonado, Cora Páez de Topel, Alejandro Feo La Cruz, María Belén Bellera y Ricardo Rivero.
por Alfredo Fermin
Felipe Herrera recibió el gran Premio Arturo Michelena en fiesta de la cultura


José Napoleón Oropeza, presidente del Ateneo, Margarita Jiménez Márquez, María Luisa Maldonado, Cora Páez de Topel, Alejandro Feo La Cruz, María Belén Bellera y Ricardo Rivero.Alfredo Fermín En una fiesta de la cultura y de la solidaridad con el Ateneo de Valencia, el artista Felipe Herrera recibió el gran Premio Arturo Michelena del Salón Bienal Arturo Michelena, durante acto celebrado en el auditorio de El Carabobeño con la presencia de artistas, animadores culturales y público que llenó la sala. “Dedico el premio a la memoria y permanencia de Eugenio Montejo, a mi madre y a mis hijos aquí presentes”, dijo el reconocido artista luego de recibir el premio conferido por el jurado integrado por Bélgica Rodríguez, Angel Hurtado, Wladimir Zabaleta, Lunes Rodríguez y Manuel Ortega. La edición 64 del Salón Michelena ha sido calificada de un milagro y la confirmación de la constancia y el respeto que merece el Ateneo de Valencia, cuyos espacios fueron invadidos por grupos políticos que pretenden imponer lo que denominan cultura socialista. Despojada de su sede legítima, la 64 Bienal Salón Arturo Michelena debió ser presentada, desde el 2 de noviembre, en el complejo cultural Don Bosco, Centro Cultural Eladio Alemán Sucre, Instituto Docente de Urología y el Gabinete del Dibujo y de la Estampa de Valencia. Allí fueron repartidas obras de 130 artistas de acuerdo al diseño museográfico del maestro Alberto Asprino. Ayer, cerca del mediodía, el auditorio de El Carabobeño, registró el acontecimiento artístico de la entrega de los premios del Michelena que, por primera vez, se hizo fuera del Ateneo en 64 años que tiene la muestra de presentaciones ininterrumpidas. Celebración José Napoleón Oropeza, presidente del Ateneo de Valencia, presidió la celebración acompañado del alcalde de Naguanagua, Alejandro Feo La Cruz; María Luisa de Maldonado, rectora de la Universidad de Carabobo; Ricardo Rivero, presidente de la Cámara de Comercio; María Belén Bellera, gerente de Relaciones Públicas de El Carabobeño; Margarita Jiménez Márquez, en representación de los medios de comunicación social; y María Cora Páez Capriles de Topel, secretaria de Cultura del gobierno de Carabobo. A manifestar su solidaridad con el Salón Arturo Michelena, como máxima expresión del Arte Venezolano, asistieron los artistas ganadores del gran premio que concede la muestra: Régulo Pérez, Vladimir Zabaleta, José Páez del Nogal, Francisco Bugallo y Rafael Martínez. Asistieron también representantes de las principales instituciones del estado. El acto, que tuvo como presentadora a Zachenka Oropeza, comenzó con un magnífico discurso de José Napoleón Oropeza, quien de manera elegante se refirió “a la toma la casa matriz del Ateneo que ilustra, de alguna manera, el sentido de nuestras vidas en el país: la fragmentación, la momentánea diáspora”. Citando a Octavio Paz, “el espacio va con nosotros y se fija en el alma”, Oropeza afirmó que esta edición de la Bienal Salón Arturo Michelena, “quedará como registro de un día, de un momento en que el árbol, llamado Salón Arturo Michelena, cruzó la ciudad a poblarla de espejos, el mismo árbol multiplicado en las astillas luminosas de las obras de los artistas” ... En su discurso, el reconocido escritor y animador cultural, hizo un detenido análisis de cada una de las obras de los artistas galardonados: Ofelia Soto, reconocimiento de la Asociación Internacional de Críticos de Arte; Gracia Chacón, Premio Eladio Alemán Sucre; Rafael Rangel, Premio Armando Reverón; Jonidel Mendoza, Premio Antonio Edmundo Monsanto; José Páez del Nogal, Premio Braulio Salazar; Eduardo Bárcenas, Premio Andrés Pérez Mujica, y Felipe Herrera, Premio Arturo Michelena. Gratitud del Ateneo José Napoleón Oropeza expresó su gratitud a las personas e instituciones que “conformaron un escudo contra tempestades adversas”, nombrando primeramente al gobernador Henrique Fernando Salas “esperanza de firme y férrea defensa de nuestra tierra, de nuestro sol, de este cielo generoso de Carabobo abierto a todos los horizontes del trabajo creador y del sueño”. Destacó que la Bienal está dedicada, por los 50 años de su reapertura, a la Universidad de Carabobo que desde su creación ha sido la extensión de un sueño multiplicado tras cada amanecer. Cora de Topel, quien tuvo a su cargo la clausura del acto, prometió que “cuenten con que desde el gobierno de Carabobo vamos a impulsar la cultura, realzando todos los espacios culturales del estado”. Rectora Maldonado: Cuando hay voluntad, no hay obstáculos La rectora de la Universidad de Carabobo, María Luisa Aguilar de Maldonado, expresó que “cuando hay voluntad, no hay obstáculos”, comentando lo que consideró el milagro de la celebración de la Bienal de Arte Arturo Michelena, a pesar de la situación crítica, por la cual atraviesa el Ateneo de Valencia. María Luisa de Maldonado asistió ayer, al acto de entrega de los premios de la importante confrontación, celebrada en El Carabobeño y destacó la “hondura conmovedora del discurso pronunciado por José Napoleón Oropeza, presidente del Ateneo de Valencia”. “Ante la responsabilidad -dijo- que tenía el escritor Oropeza, estando al frente del Ateneo de Valencia, él no se podía quedar con los brazos cruzados sino que buscó la colaboración de un equipo de animadores culturales y empresarios para cumplir con su oferta de presentar el Salón Michelena el 2 de noviembre. La profesora Maldonado afirmó que disfrutó mucho el discurso de José Napoleón Oropeza para la entrega de los premios del Salón Michelena, en el centro cultural Eladio Alemán Sucre, porque la historia pudo haber sido otra sino se hubiese empeñado en hacerle frente a una situación irresponsable, como constituye la toma del Ateneo de Valencia, para impedirle cumplir con su programa de actividades. “A José Napoleón se ha intentado hacerle daño moral y eso afectaba la voluntad para organizar el Salón y, sin embargo, con entereza ha salido adelante con una obra tan trascendente, como la Bienal Salón Arturo Michelena que se ha presentado en cinco sedes diferentes”. Por eso, José Napoleón Oropeza gana cada día más respeto en la comunidad universitaria y en todo el país, porque ha demostrado que es uno de los escritores sobresalientes del país y un gerente cultural de primera categoría. Y eso, no se lo pueden quitar intereses mezquinos de la política”, afirmó la rectora María Luisa Aguilar de Maldonado. (AF) Artistas con el Michelena FELIPE HERRERA, cuya obra Escaques fue la ganadora absoluta de la 64 Bienal Arturo Michelena, comentó que el premio “es la guinda de un postre que estoy disfrutando ricamente”. “Es un reencuentro con la ciudad que me vio nacer pero en la que menos he vivido, por lo cual ha sido una oportunidad de confrontarme con otros artistas y conmigo mismo. Al exponer la obra, ella adquiere una particular personalidad y uno es otro ser que se confronta consigo mismo. Para ello, el Michelena es el marco ideal”. “Escaques es una pieza modular que avizora una vertiente importante por la que van a surgir otras cosas. Mi obra es un río con un delta en el cual se bifurcan las mismas aguas”, comentó Felipe Herrera. FRANCISCO BUGALLO, Premio Michelena en 1982, afirmó que el premio está muy merecido “porque Felipe Herrera tiene una trayectoria artística y es consecuente con su trabajo, que no ha decaído desde los años 70 cuando comenzó con sus dibujos y pinturas. “Lo que lamento es que el Premio Michelena le haya sido otorgado en momentos en que el Salón Michelena está dividido, aunque eso no lo desmerita”. Bugallo se refería a que en la sede del Ateneo, que se encuentra invadida, el gobierno presentó un salón paralelo con el nombre de Michelena, cuyos premios no han sido anunciados. “El Salón es reflejo de lo que está pasando. Vi las dos versiones. En cada una vi cosas buenas, medianas y otras que no merecen estar ni en una ni en otra”, dijo Francisco Bugallo. El maestro Régulo Pérez El maestro Régulo Pérez, uno de los artistas más premiados en el Salón Michelena, quien vino para acompañar a su alumno Felipe Herrera en la recepción de este premio, ratificó que esta confrontación plástica “es la de mayor prestigio en el país”. “Más que con mi alumno, con Felipe Herrera he mantenido una relación artística. Llegó jovencito a la Escuela Cristóbal Rojas, de Caracas, donde yo era profesor. Coincidimos en lo humano, en lo artístico, en lo cultural; él tiene gran talento. Se formó ideológicamente y su pintura fue desarrollándose”. Destacó que el Salón Michelena es parte de la historia de las artes plásticas venezolanas, porque cuando existían los salones nacionales, que tenían carácter excluyente, la muestra de Valencia era la única alternativa que tenían los jóvenes para mostrar sus obras y lograr el reconocimiento. Sobre la invasión de la cual es víctima el Ateneo de Valencia, el maestro Régulo Pérez manifestó que “las instituciones se fortalecen cuando hay crisis. Siempre el arte es fundamental en la vida del hombre. Yo soy un artista con sus ideas políticas. La vida y el arte están unidos, entonces uno no puede desentrañarse”.